7 consejos para mantenerse saludable en el puesto de trabajo


Introducción

Es normal para alguien que se pasa el 90%, o incluso el 100% de su jornada laboral sentado, desarrollar malas prácticas en el puesto de trabajo que inconscientemente nos llevan a desarrollar enfermedades, en muchos casos permanentes, y que pueden llegar a acabar con nuestra vida laboral según la seriedad de las mismas. Es por esto que desde nuestra experiencia en este tipo de trabajos lanzamos 7 consejos para mantener una postura correcta en el escritorio, así como algún extra que puede afectarnos más allá de la postura.

1. - Pantalla alineada con los ojos

Este suele ser uno de los principales errores, y curiosamente el menos apuntado. Muchos de nosotros solemos trabajar en portátiles, y muchas veces ni nos percatamos de nuestra posición, pero incurrimos en algo que bien es típico pero se valora poco, hasta que ataca, me refiero a la posición de nuestro cuello.

Cuando usamos un portátil en nuestro escritorio la pantalla estará más baja que nuestros ojos, por lo que miraremos hacia abajo, esto sumado a que acercamos el equipo para usar el teclado nos lleva a desarrollar una postura errónea que al final puede desembocar en fuertes dolores de cervicales. Este problema también puede darse cuando nuestro monitor está demasiado bajo.

La solución como indicamos es bien simple, mantener la pantalla a la altura de nuestros ojos, la mejor forma de verlo es estirar nuestro brazo siguiendo la línea de visión hacia al frente, si el brazo está por encima de la mitad del monitor está correcto, sin embargo si la parte superior del monitor está por debajo de la mano entonces debemos alzar la pantalla, bien con calzas, soportes o la solución que prefiramos.

2.- Codos a la altura de la mesa

Este es otro gran problema, tendemos a tener una silla baja como consecuencia de la posición de nuestro cuello - por el problema que mencionamos anteriormente - y esto nos lleva a tener la silla más baja de lo que debería y la mesa más alta también, esto puede ser precisamente el riesgo junto al siguiente más peligroso para una persona que pasa la mayoría de su tiempo escribiendo en un teclado.

Si mantenemos esto durante un largo tiempo, años, corremos el riesgo de desarrollar el llamado “túnel carpiano”, sin entrar en detalles esto nos produce dolor en la muñeca y en algunos casos puede llegar a impedir que estemos largos periodos de tiempo escribiendo en el PC por los dolores en los tendones. Esta enfermedad aparece como consecuencia de pellizcar el tendón con la esquina de la mesa cuando esta está más alta de la cuenta, ese pequeño dolor que a veces podemos notar en nuestra muñeca por apoyarla en la esquina es el aviso de que algo hacemos mal.

Para evitar esto cuando la consecuencia es la altura de la mesa es elevarnos hasta que nuestros codos estén formando un ángulo de 90º con la mesa, básicamente que podamos apoyar los brazos estirados al completo sobre la mesa, también si nuestra silla cuenta con reposa brazos es ideal para que los codos apoyen y así no realizar fuerzas sobre el brazo.

3.- Muñecas relajadas

Siguiendo el caso anterior el “túnel carpiano” puede producirse también por otra razón, esta es que nuestras muñecas están forzadas, este caso se da cuando nuestro teclado es demasiado alto y no cuenta con reposamuñecas, en estos casos tendemos a apoyar la muñeca en la mesa y torcerla para escribir, es aquí donde se crea otro punto de tensión para los tendones.

Ante esto existen dos soluciones, por un lado colocar un reposamuñecas, no tiene por que ser blando, solo debe permitir que la mano este elevada lo suficiente para que la forma al escribir sea recta, la buena postura es cuando nuestro brazo es una línea completamente recta a partir del codo. Otra solución es adquirir un teclado de perfil bajo que haga que nuestra posición al escribir sea la descrita, al final el objetivo es relajar las muñecas y evitar la tensión que solemos poner sobre ellas.

4.- Silla con soporte lumbar

Otro error, esté menos típico cada vez, es curvar la espalda cuando nos sentamos. Siempre se nos dice que debemos tener cuidado con no inclinarnos cuando estamos delante de un monitor, sin embargo en algunas ocasiones nos es imposible, esto puede suceder por la carencia de soporte lumbar.

Básicamente cuando estamos sentados tendemos apoyar nuestra espalda a la altura de los riñones sobre nuestro respaldo, esto es así porque de otra forma empezamos a notar como esa zona se carga al cabo de un rato que se mantiene en el aire, cuando esta acción involuntaria ocurre creamos un problema. Si nos fijamos en la forma de la espalda vemos que no es recta, sin embargo muchos respaldos de sillas si lo son, esto hace que si nosotros queremos estar completamente rectos generamos una postura anormal para nuestra espalda, esto suele corregirse o bien inclinándose hacia delante para forzar el apoyo o haciendo fuerza para mantener esa postura completamente recta.

Como cabe esperar esta solución es errónea y puede acarrear problemas, es por eso que hoy en día vemos muchas sillas, hasta las más simples de oficina, con cojines en la parte lumbar, para asimilarse más a la espalda humana y crear esa postura correcta.

5.- Rodillas en ángulo recto

Este problema principalmente se padece en personas con estaturas fuera de lo común, ya sea en altos o bajos. Cuando establecemos los pasos anteriores puede llegar a darse el caso de que o bien tengamos los pies en el aire, con lo cuál hacemos una fuerza que acarrea daños, o tengamos las piernas encogidas porque está demasiado bajo todo, en cuyo caso el dolor se reflejará mayormente en las rodillas, aunque en ciertos casos según compactemos puede darse también en los tobillos.

La solución es bien simple, tener una mesa que ajustada a la altura para todo lo demás nos permita tener las piernas, mínimo, apoyadas. En la mayoria de los casos elevar una mesa será complejo o imposible, es por ello que la otra forma de evitar esto es levantarse y andar de manera regular, también a pesar de encogerse de piernas evitar posturas donde se haga mucha fuerza

6.- Brillo adaptativo

Esto es algo no solo exclusivo de hábitos saludables si no que también propicia una duración más alta en dispositivos con batería. El brillo adaptativo nos permite evitar tener demasiado alto el brillo de nuestros monitores, permitiendo así que nuestros ojos se expongan a menos luz y por tanto sufren menos.

Si existe una parte crucial a mantener en un trabajo de estas características es cuidar nuestra vista, ya que sin ella podemos llegar a perder mucho tan solo en el ámbito laboral, ser ciego no es algo trivial.

7.- Hidratarse

Este último consejo se aplica a todos los ámbitos, es normal sentarse en nuestro puesto y pasar las siguientes horas sin dar un trago de agua porque nos encontramos tan concentrados en nuestra tarea que olvidamos todo lo demás, sin embargo esto nos lleva a deshidratarnos poco a poco, dando lugar a una ralentización del sistema nervioso y por tanto un decrecimiento en nuestra productividad, ya no es solo lo que podemos crear a la empresa, si no que nos exponemos a un incremento del cansancio también, y con esto psicológicamente nos cuesta más seguir trabajando.

Conclusión

Esperamos que con estos 7 consejos mejoren las condiciones laborales o de estudio de aquellos que no conocían algunos de los riesgos a los que se exponen, y que esto sirva para concienciar de la importancia de la postura en nuestro puesto de trabajo, ya que define en su mayoría como pasaremos gran parte del día.


Creado por Jorge Martínez de la Chica el día 2022-03-29.