Cómo mejorar el SEO de tu web con estos sencillos trucos

¿Qué es el SEO?

El SEO, según la Wikipedia, es “el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores”. Cuando decimos “resultados orgánicos”, nos referimos a resultados que no están pagados.

Esta disciplina ha evolucionado de tal manera que existen consultores SEO que te ayudan a posicionar tu página web frente a otras.

En este post te daremos unos cuantos tips para que mejores el SEO de tu página web de forma sencilla y gratuita.

Sé el rey de la metaetiquetas

Las metaetiquetas o meta tags son etiquetas que nos permiten describir todas y cada una de las páginas que componen un dominio web. Gracias a estas metaetiquetas le estaremos dando a Google los metadatos necesarios para posicionarnos correctamente en cada una de sus búsquedas.

Algunas de las metaetiquetas más importantes para los motores de búsqueda son:

Describe tu sitio web

Esta metaetiqueta nos permite describir el contenido de nuestra página web, produciendo resultados cada vez más acertados en las búsquedas de otros usuarios.

Por ejemplo, si buscamos “Videocar Analytics” en Google, nos aparece en negrita dicha búsqueda en la descripción de nuestro sitio web:

Además de coincidir en el título, estamos coincidiendo en la descripción, lo cual genera menos margen de error a la hora de la búsqueda. Para quien quiera incluir esta metaetiqueta en su sitio web, se aconseja tener una descripción que no sobrepase los 170 o 175 caracteres.

Define las medidas de tu web

Desde que Google le da más prioridad a esos dispositivos que se pegan todo el día en nuestras manos (los dispositivos móviles), la metaetiqueta que define las medidas de nuestro sitio web se ha convertido en una de las metaetiquetas más importantes a dia de hoy.
Cada vez los usuarios utilizan más los dispositivos móviles para búsquedas esporádicas, es por ello que la prioridad es para los pequeños de la tecnología.

Esta etiqueta, como ya hemos mencionado, nos permite definir las medidas de nuestra web, de manera que cualquier usuario pueda visualizar nuestro sitio web sin problemas de resolución:

Las palabras clave son la clave

Esta metaetiqueta ha sufrido muchos cambios a lo largo de los años ya que cuando se pusieron de moda, se demostró que utilizar ciertas palabras clave posicionaba tu sitio web en el top aunque el contenido no tuviera relación ninguna. Esa situación obligó a los motores de búsqueda a poner cartas en el asunto limitando casi en absoluto la prioridad de esta metaetiqueta.

Gracias a los nuevos algoritmos de detección de contenido, los motores de búsqueda han permitido de nuevo el uso de esta metaetiqueta, asegurándose de que su uso no priorizará contenidos irrelevantes sobre otros menos conocidos pero más relevantes.

Cómo vemos, es muy sencilla de utilizar, ya que solo necesitamos poner palabras claves separadas por comas para que Google sepa de qué va nuestro espacio web. Para seguir una buena estrategia, lo mejor es tener de 4 a 6 palabras clave por página web y que cada página web tenga palabras clave distintas, de manera que no se repitan a lo largo del conjunto de páginas web que conforman nuestro dominio.

Uno más de regalo

Para aquellos que se sientan curiosos con esto de las metaetiquetas, os presento la metaetiqueta robots. Esta metaetiqueta informa a Google de que no indexe nuestra web para que los bots no puedan inspeccionarla.

Como veis, esta metaetiqueta hace lo contrario de lo que queremos (que es listar nuestra web en Google), pero para aquellas webs que quieren mantener la seguridad y no quieren ser víctimas de inspecciones sospechosas por parte de los bots viene de perlas.

Utiliza una estructura sólida

Google premia los sitios web que siguen una estructura sólida, que utiliza los elementos en los sitios para los que fueron creados.

Por ejemplo, aunque una página web puede prescindir de etiquetas como “header" o “footer", es bueno que se utilicen para que Google sepa que parte de nuestra sitio web debe situarse en la parte superior y cual en la parte inferior.

Rellena el “alt” de las imágenes

En internet hay millones de imágenes que nos aparecen como resultado de nuestras búsquedas pero, ¿cómo sabe Google que imágenes debe mostrar? Aunque parezca magia, detrás de las cámaras se utiliza un mecanismo muy sencillo.

Las imágenes de una página web suelen venir acompañadas de un atributo alt cuyo único objetivo es proporcionar información alternativa a la imagen que está mostrando:

Gracias a esto, aunque no se muestre la palabra “perro”, Google sabe que se trata de un perro y, en futuras búsquedas de otros usuarios sobre perros, será más probable que aparezca nuestra imagen.

Proporciona un título relevante

Cuando Google indexa nuestras páginas web, le da prioridad a los títulos relevantes, ya que es lo primero que verá el usuario en cada una de sus búsquedas.

No hay nada escrito es piedra sobre qué título es más relevante que otro, pero un buen consejo es intentar llamar la atención del usuario para que nos elija en cada búsqueda.

A tener en cuenta

Aunque los trucos expuestos hoy aquí son bastante sencillos y pueden ser aplicados al momento, el SEO es algo que se trabaja a lo largo del tiempo, por lo que no veremos resultados de posicionamiento hasta pasados 6 meses o 1 año.

Aunque cuanto antes los apliques, antes terminará ese periodo… ¿a qué estás esperando?


Creado por Francisco Javier Peña Vela el día 2022-03-22.