8 claves para mejorar tu productividad y ser más feliz en el trabajo

Un trabajador con menos estrés, más feliz y más satisfecho con su desempeño es un trabajador exponencialmente más productivo. Por eso, te doy a continuación 8 claves para mejorar la relación con tu trabajo:

  1. Identificar el tramo horario en el que somos más productivos
  2. Identificar el entorno en el que rendimos más.
  3. Cuidar nuestra salud mental.
  4. Crear una lista de tareas
  5. Realizar una actividad cada vez
  6. Planificar tus descansos
  7. Respetar tu tiempo y el de los demás.
  8. Automatizar las tareas recurrentes.


1) Identifica el tramo horario en el que eres más productivo.

Todos tenemos un momento del día en el que nos encontramos más motivados o somos más eficientes: por la mañana, por la tarde o por la noche. Identificando esas horas de máxima concentración, y con la ayuda de una cierta flexibilidad en el entorno laboral, se puede rendir más.

Procura que tu jefe o encargado conozca esas horas de máxima concentración, y reduce al mínimo todo tipo de distracciones o interrupciones en esas horas: evita reuniones, pon el móvil en silencio y activa los modos “concentración” de tu móvil y ordenador.

2) Identifica el entorno en el que rindes más.

Un espacio de trabajo confortable, ordenado, tranquilo, y con ciertos elementos que te ayuden a concentrarte, pueden ayudar mucho en tu desempeño. Además, prueba a cambiar tu “set up” hasta que encuentres tu espacio ideal: una o dos pantallas, tipo de teclado, alfombrillas de distintos tamaños y formas, auriculares o altavoces…

Si trabajas desde casa, es importante que, antes de trabajar, realices actividades como ordenar tu espacio de trabajo o silenciar el teléfono móvil. Además, gestos tan simples como intentar evitar recibir paquetes en tus horas de máxima productividad te ayudarán a reducir las distracciones al mínimo.

Si lo haces desde una oficina en el trabajo, la buena iluminación, algunos elementos que te hagan sentir más en casa (como una fotografía) y unos buenos auriculares de aislamiento de sonido pueden ser tus mejores aliados.

3) Cuida tu salud mental.

Si tu mente no está bien, es imposible que puedas cumplir con tus objetivos.

Debes procurar dormir bien antes de trabajar, identificar los pequeños detalles que te hacen sentir mejor (por ejemplo, escuchar música mientras trabajas), y procurar mantener la mente despejada de los problemas personales.

Una actividad que puede ayudarte enormemente es aprovechar tus descansos para meditar, leer, ver un vídeo, o para realizar cualquier tipo de actividad que te relaje y te “separe” de la realidad. En este sentido, no es recomendable utilizar el teléfono en tus descansos del trabajo.


4) Crea listas de tareas al principio del día.

Organízalas según su prioridad y decide si las más urgentes pueden ser delegadas en otra persona. Una vez las hayas ordenado, escríbelas en un lugar visible, por ejemplo en una pizarra o en la pared con post-its, teniendo en cuenta el tiempo estimado que necesitarás para completarlas. Después simplemente procura seguir esa planificación y marca como “completado” cada día que cumplas tu objetivo.

5)Realiza una actividad cada vez.

El “multitask” o multitarea no es una ventaja en absoluto. El cerebro humano no está hecho para concentrarse en varias tareas al mismo tiempo, así que, si normalmente realizas más de una tarea a la vez, debes saber que hay un porcentaje altísimo de posibilidades de estar realizando alguna de esas tareas erróneamente.

Por eso, realiza una única tarea al mismo tiempo, y, si necesitas cambiar de tarea, apunta en qué punto te encuentras para que cuando la retomes necesites el menor tiempo posible de adaptación.

Además, recuerda que en el trabajo también se puede admitir que no ha dado tiempo a completar una tarea, se pueden flexibilizar los plazos y se puede pedir ayuda para completar el trabajo pendiente urgente.

6) Planifica tus descansos.

Seguro que conoces la técnica pomodoro. Pues bien, la técnica en sí misma es muy simple: trabajas en bloques de 25 minutos y descansas 3-5 minutos entre bloques. Efectivamente se basa en un hecho empírico: a partir de los 25 minutos de plena concentración, se empiezan a cometer errores.

En este post no voy a recomendarte que sigas estos tiempos. Creo que cada uno conoce mejor que nadie su propio cerebro, y por eso no hay nadie mejor que tú para establecer tu ratio trabajo-descanso. La clave está en el equilibrio: trabajar el tiempo suficiente para ser productivo sin cometer errores por cansancio, y descansar lo suficiente para desconectar sin acomodarse ni relajarse.

7) Respeta tu tiempo y el de los demás.

Es muy importante procurar invertir el menor tiempo posible en realizar una actividad con éxito. El momento de las reuniones interminables, las llamadas telefónicas con temas dispersos y las comunicaciones entre compañeros por temas no prioritarios ha pasado.

La gestión inteligente del tiempo se basa en el respeto del tiempo de los demás, por eso, para ser un buen trabajador o jefe es muy importante, antes de plantear un tema a los demás, preguntarse “¿De verdad necesito ocupar mi tiempo y el suyo con esto?”.

8) Automatiza tus tareas recurrentes.

Gracias a programas y softwares específicos, podemos reducir el tiempo de realización de ciertas tareas muchísimo. Si cuentas con un CRM e implantas una política para su alimentación, por ejemplo, mejoras exponencialmente el flujo de información y también ahorras muchísimo tiempo (de nuevo, el principio de respetar el tiempo propio y el de los demás).

Seguro que la mayoría de estas ocho claves ya las conocías, pero, ¿verdaderamente las estabas aplicando en tu día a día? Verdaderamente pueden cambiar cómo te sientes respecto a tu trabajo, motivación incluida. ¡Pruébalo y me cuentas!


Creado por Ana Luz Silez el día 2022-03-03.