De Android 12 al 13: Liberación de los primeros kits de desarrollo

Google ya pone a disposición de los desarrolladores las primeras versiones de su nueva versión de Android, algo que puede parecer prematuro si tenemos en cuenta que Android 12, la anterior actualización del sistema, fue anunciada y lanzada hace poco menos de un año. Por si eso fuese poco, la mayoría del mercado se encuentra aún en Android 11.

Y algo que muchos usuarios pueden llegar a pensar es ¿por qué debería interesarme actualizar mi versión? Para esto veamos un poco que ha introducido Google en este año.

Android 12: Un cambio de filosofía

Google con la versión 12 quiso rediseñar la comunicación entre el usuario y su teléfono. Con la nueva capa llamada “Material You” introducen un motor de temas dinámicos para un “look and feel” más limpio y suave. Esta capa de diseño será la que se vaya implementando en todos los dispositivos Android según afirman desde el fabricante, dando así una sensación unificada en todos los productos.

Nuevo diseño de Android 12 - Google

Con estos cambios apreciamos un nuevo diseño redondeado de la interfaz, dando lugar a esta sensación de suavidad, así como el color se convierte en un centro importante que va cobrando importancia a medida que naveguemos por los menús.

Sin embargo, este cambio no se limita solo a lo que Android como sistema tiene que mostrar, sino que todas estas líneas de diseño se emplean también en aplicaciones de terceros a través de APIs, puestas a la disposición de los desarrolladores, procurando mantener esa sensación de fluidez a medida que usamos nuestro teléfono.

Enfoque en el color - Google

Otros de los enfoques que se introdujeron en Android 12 fue un especial énfasis en el control de la privacidad pasando por informar al usuario de los servicios que usa cada aplicación. Esto se consigue con varias iniciativas, la más importante con unos “interruptores” embebidos en el menú desplegable que permiten desactivar el micrófono, la cámara o la ubicación. Además de esto también tendremos un pequeño indicativo en la zona superior derecha de nuestro dispositivo cada vez que se acceda a uno de estos recursos, informándonos de forma silenciosa de que se está usando en el momento.

Una problemática que surge junto con este “módulo” relacionado con la privacidad es que todas estas iniciativas de protección son software, es decir, que no es que el usuario esté “apagando” nada, sino simplemente evita que ciertas aplicaciones accedan a estos recursos. Debido a esto, otras empresas que implementan sus propias capas de personalización (como puede ser Samsung, Huawei o OnePlus) puedan hacer sus propias interpretaciones sobre qué pasar por este filtro o, incluso, si usarlo.

A todo esto se añade que, al ser software, no existe un 100% de seguridad de que las aplicaciones no puedan acceder a la funcionalidad que neguemos, sino que únicamente cerramos la puerta más obvia.

Android 13: Continuación de las bases establecidas

Como se mencionó al inicio del post, Android 13 está programado para alrededor de agosto de este año.

Lo primero que llama la atención es que no es habitual que Google lance versiones tan seguidas, no versiones con numeración distinta.

Lo segundo, que parece que los cambios respecto a la versión anterior no serán demasiado remarcables. Así, normalmente asociamos una versión a cambios grandes, dejando las pequeñas mejoras para versiones “decimales”, lo que podría ser un 12.3 por ejemplo. Y es que esta nueva versión tiene ese sabor descafeinado respecto a lo que fue Android 12, ya que, según unas posibles filtraciones, los únicos cambios que recibiremos en la interfaz serían respecto a la paleta de color y diseños de la pantalla de bloqueo.

Por otro lado sí que tendremos mejoras en algunas funcionalidades, como puede ser la mejora del escáner de QR integrado, capacidad de cambiar el lenguaje sólo en determinadas aplicaciones y la posibilidad de agregar perfiles secundarios para el pago con NFC. Además, en el apartado de seguridad encontramos un nuevo permiso, “localización de redes wifi cercanas''. Anteriormente este permiso daba acceso a la ubicación, algo inseguro ya que no es estrictamente necesario para ver las redes disponibles, es por ello que se ha cambiado para arreglar esta pequeña puerta.

Conclusiones

De estos cambios, y en general de la dirección estratégica que Google parece haber tomado, se pueden extraer claramente cuál es el objetivo hacia el que navega el gigante:

En primer lugar, podemos observar una intención clara de estandarizar el funcionamiento de las aplicaciones en Android: aspecto similar que dé sensación de uniformidad (como ya hacía Apple con sus dispositivos). Esta dirección responde a una clara necesidad del usuario: sentir que la interfaz es fácil de manejar, agradable a la vista y lo más personalizada posible, y la verdad es que ciertamente es así: es muy importante dar una sensación de pulido en nuestras interfaces, permitiendo que nuestros usuarios no tengan que enfrentarse a complejidades en su uso y sean intuitivas y adaptables al día a día.

En segundo lugar, es fácil detectar el especial énfasis que pone Google en la fluidez entre dispositivos (esto está muy unido al término de computación ubicua, que, sin entrar en mucho detalle, busca hacer el ordenador invisible para el usuario. Esta es la misma idea tras la que se esconden dispositivos como Google Home).

Al final, la tendencia del mercado se dirige hacia productos que sean fácilmente accesibles, con curva de dificultad escasa, y que cumplan su función correctamente. A partir de aquí, al resto de desarrolladores no nos queda otra que aprender de estos enfoques para mejorar nuestras aplicaciones, así como invertir en evolucionar en diseño, para no quedarnos rezagados.


Creado por Jorge Martínez de la Chica el día 2022-02-15.